viernes, 5 de septiembre de 2008

'Pigs' en Financial Times

El pasado 1 de septiembre, el diario británico Financial Times publicaba en su influyente Lex Column un texto que llevaba por título un juego de palabras sorprendente: "Pigs in muck". El artículo empezaba así:

Exciting countries get exciting acronyms, at least in financial circles. Fast-growing Brazil, Russia, India and China, for example, are called Brics, the very initials implying solid growth. Other countries are less fortunate. Take Portugal, Italy, Greece and Spain, sometimes described as the Pigs. It is a pejorative moniker but one with much truth.

Eight years ago, Pigs really did fly. Their economies soared after joining the eurozone. Interest rates fell to historical lows – and were often negative in real terms. A credit boom followed, just as night follows day. Wages rose, debt levels ballooned, as did house prices and consumption. Now the Pigs are falling back to earth.
El análisis posterior (ver El Mundo) versaba sobre la delicada situación que atraviesan las economías de estos cuatro países. Al artículo no le falta razón en su análisis de fondo. Va a ser muy difícil para estas economías financiar su déficit por cuenta corriente en una situación de estanflación y sin la posibilidad de recurrir a recetas como la devaluación de la moneda. Hace tiempo que la prensa extranjera se está haciendo eco del efecto peculiar que la crisis, sobre todo inmobiliaria, está teniendo en España. No hace muchos días, Reuters distribuía esta fotografía del conocido "cobrador del frac" con este pie de foto:

Manfred Gunther of the Spanish company The Cobrador del Frac (The Debt Collector in Top Hat and Tails) takes an elevator in Madrid August 12, 2008. If more confirmation is needed of the funereal state of Spain's economy, it can be found in the shape of The Debt Collector in Top Hat and Tails.
Pero una cosa el hombre del frac (la cara de nuestro cobrador lo dice todo: ignoro si el fundador de esta compañía sabía que así es como se asistía a los entierros más significados) y otra los "Pigs" de la leidísima Lex Column. El juego de palabras es tan burdo, simple y vulgar que es más propio de un tabloide como The Sun que de un asabanado serio como Financial Times.

En una acción sin precedentes, la organización que agrupa a los directores de comunicación de las principales empresas españolas, Dircom, ha remitido una carta de protesta al director del diario, Lionel Barber. Es muy elogiable la iniciativa de esta asociación, aunque me temo que tenga menos efecto que si la embajada española en Londres hace llegar su disgusto, extremo que desconozco. Ya no digo nada si los cuatro embajadores se plantan en el despacho del director...

Cada vez es más importante en las estrategias de diplomacia pública la coordinación de acciones desde estamentos diferentes como el propio servicio exterior y las empresas españolas, sobre todo las que tienen una nutrida presencia en el extranjero. Un ejemplo es la asociación norteamericana Business for Diplomatic Action:
BDA is a private-sector a-political non-profit directed by preeminent communications, marketing, political science, global development and media professionals. BDA’s mission is to enlist the U.S. business community in actions to improve the standing and reputation of America in the world. The organization is leading the private sector effort to provide constructive business solutions for public diplomacy programs and initiatives.

This effort is not about ads or selling-it's about sensitizing Americans to the extent of anti-Americanism today and its implications, transforming American attitudes and behaviors as necessary, building on the many positive perceptions of America that still exist, and building new bridges of cooperation, respect, and mutual understanding across cultures and borders through business-led initiatives.

Acciones como la de Dircom son muy estimables, pero tienen que estar en completa coordinación con una visión compartida de cómo se quiere que sea percibido tu país en el extranjero. Posiblemente, éste sea el debate de fondo que es necesario abordar en España. Aunque mucho me temo que el primer escollo es difícil de superar: para saber cómo queremos que nos perciban, primero debemos ponernos de acuerdo en qué somos.

Foto: Reuters

No hay comentarios: